Archivo de la categoría: Historia

Pintor Marcos Zapata

Marcos Zapata, un destacado pintor peruano del siglo XVIII, dejó un legado notable en la Escuela cuzqueña. Durante su carrera entre 1742 y 1776, produjo una gran cantidad de obras religiosas, incluyendo numerosos cuadros dedicados a la vida de San Francisco de Asís y la Letanía Laurentina.

Su estilo distintivo se caracteriza por la representación dulce y convencional de figuras marianas, a menudo rodeadas de querubines. Inspirado en grabados de Christoph Thomas Scheffler, Zapata creó composiciones didácticas que buscaban explicar complejos conceptos teológicos de manera accesible.

Por encargo de los jesuitas, trabajó en conjuntos similares, con la ayuda de su discípulo Cipriano Gutiérrez. Una de sus obras más destacadas es la Virgen entronizada, pintada en 1764, que gozó de gran popularidad y fue ampliamente replicada en la región.

Aunque su influencia se extendió por áreas como el Alto Perú, Chile y el norte de Argentina, después de 1764 los encargos y referencias sobre él disminuyeron. En 1773, se sabe que estaba encarcelado por razones desconocidas, perdiéndose luego su rastro.

El arte de Zapata fue continuado por seguidores como Antonio Vilca e Ignacio Chacón. Es importante destacar que Marcos Sápaca, contemporáneo de Zapata, es una figura separada con su propia obra y firmas distintivas, como lo evidencian una serie de pinturas en Huamahuaca, Argentina.

Serie del Corpus

La serie del Corpus Christi, compuesta por 15 pinturas horizontales, es objeto de debate sobre su autoría, aunque posiblemente sea obra de Basilio Santa Cruz Puma Callao o Diego Quispe Tito. Encargadas por el Obispo Mollinedo para la iglesia de indios de Santa Ana en Cuzco, Perú, estas obras fueron financiadas por nobles incas, quienes aparecen en algunos cuadros como donantes.

En estas pinturas, se mezclan elementos de la cultura cristiana y andina, como la custodia y el sol radiante, junto con altares y arcos efímeros. Más allá de su valor artístico, la serie tiene una relevancia histórica, ya que proporciona un registro visual de la época. Hoy en día, la mayoría de las obras se encuentran en el Palacio Arzobispal de Cuzco.

Carolyn Dean ha señalado que, a pesar de intentar representar una sola procesión, los cuadros muestran inconsistencias internas. Por lo tanto, la Dra. Dean ha identificado cada uno de los lienzos por su tema principal: La última cena, Cofradías de santos, Parroquias y Frailes, así como escenas que representan figuras importantes como el obispo Mollinedo y el corregidor general Alonso Pérez de Guzmán.

Sapa inkakuna

«Sapa inkakuna» o «Genealogía inca» es un óleo sobre lienzo creado por un autor anónimo en Cusco, aproximadamente en el siglo XVIII. Esta obra forma parte de la colección pictórica del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, ubicado en Pueblo Libre, Lima.

La pintura representa a la Casa real incaica y es un ejemplo destacado de la escuela cuzqueña durante el Virreinato del Perú.

Pintor Basilio Santa Cruz

Basilio de Santa Cruz Puma Callao fue un destacado pintor peruano del siglo XVII, durante el periodo virreinal en Cuzco. Contó con el apoyo del Obispo Mollinedo como su principal mecenas, lo que influyó significativamente en su obra. Su estilo, claramente barroco, estableció un paralelo inédito entre la pintura peruana y la española de la época. Las características principales de su arte incluyen una composición dinámica, gran decoración y dimensiones imponentes. A diferencia de su contemporáneo Quispe Tito, cuyas obras se basaban en grabados, el estilo de Santa Cruz se acercaba más al de pintores españoles como Murillo y Valdés Leal. Esta influencia podría deberse a las obras que el Obispo Mollinedo trajo desde Madrid.

Parte de la obra de Santa Cruz se encuentra en la Catedral del Cuzco, donde se pueden admirar la Virgen de Belén y la Virgen de la Almudena en los laterales del trascoro. En el transepto, destacan las pinturas de la serie de las Santas Mártires y la Aparición de la Virgen a San Felipe Neri. En el Convento de San Francisco del Cuzco, se aprecia la Serie de la vida de San Francisco, con el último cuadro firmado y fechado en 1667. Asimismo, en la Iglesia de la Merced se puede encontrar el Martirio de San Laureano, una obra barroca adornada con ángeles al estilo de Murillo.

Basilio de Santa Cruz Pumacallao, junto a José López de los Ríos y Leonardo Torres, contribuyó significativamente a la creación de las iconografías de los ángeles y arcángeles arcabuceros, una característica distintiva de la escuela cuzqueña. Estas representaciones se diferencian notablemente de las que se realizaban en Europa en la misma época.