Archivo de la categoría: Miraflores

Teatro La Plaza

El Teatro La Plaza, ubicado en el Centro Comercial Larcomar de Lima, se erige como un espacio emblemático para las artes escénicas desde su apertura el 23 de octubre de 2003, impulsado por un grupo de artistas respaldados por el Instituto San Ignacio de Loyola. Con una visión artística enfocada en la presentación de obras tanto del repertorio mundial como de la dramaturgia peruana contemporánea, se ha consolidado como un referente de calidad artística.

Desde su fundación hace más de diecisiete años, bajo la dirección artística de Chela de Ferrari, el Teatro La Plaza ha sido punto de encuentro para reconocidos directores, actores, artistas plásticos, dramaturgos y diseñadores peruanos. Figuras como Juan Carlos Fisher, María Gubbins, Roberto Ángeles, y muchos otros, han contribuido al enriquecimiento del panorama teatral del país a través de su participación en este escenario.

El repertorio del Teatro La Plaza ha sido diverso y abundante, con la presencia de destacados actores y actrices como Alberto Ísola, Norma Martínez, Miguel Iza, Claudia Dammert, y un extenso etcétera. Obras clásicas y contemporáneas han encontrado su espacio en este teatro, desde «Las brujas de Salem» hasta «El método Grönholm», así como producciones dirigidas al público infantil como «Escuela de Payasos» y «El Juego de la Oca».

Destacan también las exitosas presentaciones de obras como «Rojo», basada en la vida del pintor Mark Rothko, «Drácula» de Bram Stoker, y «La vida es sueño» de Calderón de la Barca, durante el año 2012. En 2013, el Teatro La Plaza continuó su labor de promoción cultural con la reposición de obras como «Nuestro Pueblo» y «Corazón normal», además de estrenar piezas como «Casa de muñecas» y «12 hombres en pugna».

En agosto de ese mismo año, el Teatro La Plaza inauguró el Primer Festival de Dramaturgia Peruana Contemporánea “Sala de parto”, un programa dedicado a fomentar la creación, edición y puesta en escena de nuevas obras teatrales peruanas. Lecturas dramatizadas como «Como crecen los árboles» y «Katrina Kunetsova y el clítoris gigante» fueron parte de esta iniciativa, que buscaba impulsar el desarrollo de la escena teatral nacional.

Teatro Canout

El Teatro Canout, cariñosamente conocido como «el Canout», se erige en la cuadra 40 de la avenida Petit Thouars, en el vibrante distrito de Miraflores, Lima, Perú. Inaugurado el 24 de marzo de 1954 como cine-teatro, este escenario multipropósito ha sido testigo de una rica diversidad de eventos culturales, desde proyecciones cinematográficas hasta representaciones teatrales, conciertos y más.

Su historia se remonta a mediados de 1936, cuando Clara Canout Cevallos, heredera de una fortuna familiar, decide honrar la memoria de su padre, un ingeniero francés, mediante la construcción de un cine-teatro que llevaría el apellido familiar. Con el respaldo económico de la testamentaria Muro, durante un viaje a París, Clara da vida a esta visión.

Desde su apertura, el Teatro Canout se convierte en un referente cultural en Lima, destacándose como uno de los principales cines-teatros de la ciudad. En 1979, experimenta una metamorfosis al dejar de proyectar películas para centrarse exclusivamente en la presentación de obras teatrales, consolidándose como escenario para una amplia gama de espectáculos, desde clásicos hasta producciones independientes.

En 2021, el destino del Teatro Canout pende de un hilo debido a los costos de mantenimiento y la incapacidad del entonces propietario para afrontarlos. Sin embargo, los comediantes Jorge Luna y Ricardo Mendoza, alquilan el lugar, salvándolo de la demolición. Bajo la dirección de su productora, No Somos TV, el teatro vuelve a cobrar vida como espacio para sus espectáculos y, posteriormente, formalizan la compra del recinto.

En la actualidad, aunque el Teatro Canout es propiedad privada y sirve como sede para los eventos producidos por sus dueños, también abre sus puertas para representaciones teatrales y una diversidad de eventos culturales, revitalizando su papel como punto de encuentro cultural en el dinámico distrito de Miraflores.

La Pampilla en Lima

La Pampilla es una conocida playa y punto de surf en Miraflores, Lima, Perú. Desde los años 70, ha sido un lugar popular para los aficionados locales al surf, y ha visto crecer a talentos notables en este deporte. La playa ha sido oficialmente protegida desde 2016 bajo la Ley de rompientes marinas.

Sin embargo, la contaminación es un problema persistente en La Pampilla, con residuos y aguas residuales que afectan tanto la playa como el agua. A pesar de su popularidad y su importancia como destino turístico y deportivo, la gestión inadecuada de la basura y los desagües por parte de los distritos vecinos sigue siendo un desafío.

La playa en sí tiene 350 metros de largo y está cubierta de piedras redondeadas. Las olas son consistentes y pueden alcanzar hasta 2 metros de altura, atrayendo a surfistas de todos los niveles y tipos de tablas a lo largo del año. Además de su uso recreativo, La Pampilla ha sido sede de varios campeonatos nacionales e internacionales de surf y paddle, lo que demuestra su importancia en la escena deportiva mundial.

A pesar de su estatus protegido, la playa enfrenta amenazas de proyectos de infraestructura que podrían reducir su tamaño y alterar la formación de las olas. Sin embargo, gracias a la presión de grupos ambientales y deportivos, se han logrado medidas para conservar las rompientes en Miraflores, incluyendo La Pampilla, asegurando su preservación para las generaciones futuras.

Iglesia Alemana de San José en Lima

La Iglesia Alemana de San José, una destacada edificación católica bilingüe en Lima, Perú, se erige como un símbolo de la fe germanoparlante en la capital. Su historia se remonta a 1951, cuando el sacerdote Josef Mauermann, proveniente de China, se encontró con una comunidad de inmigrantes alemanes, austriacos y suizos en busca de un lugar de culto en su idioma nativo. Sin templo propio al principio, las misas en alemán se celebraban semanalmente en la Capilla de Jesús Hostia del Colegio La Reparación. Con el tiempo, el Padre Mauermann logró asegurar un terreno en Miraflores, financiado por el Secretariado para Comunidades Alemanas en el extranjero. La construcción del templo, inaugurado en 1967, fue posible gracias a las contribuciones de fieles laicos tanto católicos como luteranos.

El año 1986 marcó un hito en la historia de la parroquia San José, con el establecimiento de un hermanamiento entre la arquidiócesis de Friburgo y la Iglesia católica en Perú. Esta alianza no solo implicó un respaldo financiero, sino también un apoyo espiritual que fortaleció los lazos entre ambas comunidades religiosas. Además de la asistencia económica, se desarrollaron acciones voluntarias y misioneras que beneficiaron a ambas naciones, solidificando aún más la relación entre la parroquia en Lima y la arquidiócesis en Alemania.