Archivo de la categoría: Pueblo Libre

Iglesia de Santa María Magdalena en Lima


La iglesia de Santa María Magdalena, ubicada en el distrito de Pueblo Libre en Lima, Perú, es un lugar de culto católico consagrado a la figura de María Magdalena. Es parte de la Arquidiócesis de Lima y fue reconocida como Patrimonio Cultural de la Nación en 1942. Su construcción comenzó en 1557 en tierras donadas por el cacique Gonzalo Taulichusco para la labor evangelizadora de la Orden franciscana, bajo el nombre de Doctrina de la Bendita Magdalena. Esta donación fue avalada por los virreyes Andrés Hurtado de Mendoza y Fernando Torres y Portugal, siendo considerada la iglesia rural más antigua de Lima.

A lo largo de su historia, la iglesia ha sufrido diversas modificaciones y reparaciones debido a los efectos de los sismos en la región. Su aspecto exterior se destaca por el característico color rosa colonial. Presenta una estructura de planta de salón estilo isabelino y un altar mayor decorado en estilo barroco, además de ocho altares laterales revestidos con pan de oro. Desde 1944, la gestión de la iglesia y sus instalaciones está a cargo de la Orden de Agustinos Recoletos.

Casa Museo Julia Codesido

En el distrito de Pueblo Libre, Lima, se erige la Casa Museo Julia Codesido, un espacio dedicado a honrar la obra de la pintora indigenista peruana, Julia Codesido. Esta casa museo, situada en la calle Paso de los Andes 500, alberga la residencia donde vivió Codesido, una construcción diseñada por el reconocido arquitecto José Sabogal. Rodeada de exuberantes jardines, la residencia ha sido meticulosamente restaurada para convertirse en un museo que exhibe el legado artístico de la pintora.

Al adentrarse en la casa museo, los visitantes son recibidos por un espacio cuidadosamente organizado que brinda una mirada íntima a la vida y obra de Julia Codesido. Uno de los ambientes más destacados es el taller donde la artista pasó incontables horas perfeccionando su técnica pictórica. Aquí, se pueden apreciar los utensilios y herramientas que utilizó, así como también se ofrecen insights sobre su proceso creativo.

La esencia de la Casa Museo Julia Codesido reside en la cuidadosa selección de obras que se exhiben. Entre ellas, destacan algunas de las piezas más emblemáticas de la artista, cada una con su propio significado y estilo distintivo. Entre los cuadros que adornan las paredes del museo, se encuentra «Simón Bolívar» (1951), una imponente obra que captura la esencia del libertador sudamericano en un óleo sobre tela de 151 x 107 cm. También se destaca el «Retrato de Sabogal» (1957), una pintura que no solo retrata al célebre arquitecto, sino que también revela la profunda conexión entre ambos artistas. Otros ejemplos incluyen «La Palabra» (ca. 1970), una obra que refleja la profundidad del pensamiento y la comunicación, y «El pescador» (ca. 1965), un lienzo que evoca la vida cotidiana y la relación del ser humano con su entorno.

La Casa Museo Julia Codesido no solo ofrece una experiencia visual, sino que también invita a los visitantes a sumergirse en la rica historia cultural y artística del Perú. A través de la vida y obra de Julia Codesido, el museo ofrece un tributo a la diversidad y la belleza del arte indigenista, consolidando su lugar como un punto de encuentro para aquellos que desean explorar y celebrar la identidad peruana a través de la mirada única de esta talentosa pintora.

Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera

El Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera, conocido como Museo Larco, se encuentra en la Av. Simón Bolívar 1515, en el distrito de Pueblo Libre, Lima, Perú. Fundado en 1926 por Rafael Larco Hoyle, exhibe una vasta colección de arte precolombino que abarca 5000 años de historia del Perú. Situado en una casa hacienda virreinal del siglo XVIII, el museo es una ventana al pasado cultural del país.

La historia del museo se remonta a 1923, cuando Rafael Larco Hoyle recibió una pieza de cerámica de su padre, Rafael Larco Herrera. Este regalo inició la colección privada de Larco Hoyle, que luego se abriría al público. En 1925, adquirió una importante colección de artefactos arqueológicos, encendiendo su pasión por la colección y preservación del patrimonio.

Siguiendo el consejo de su tío, Víctor Larco Herrera, fundador del primer museo en Lima, Larco Hoyle decidió establecer un nuevo museo para proteger los artefactos arqueológicos de los saqueadores. En 1926, el Museo Rafael Larco Herrera abrió sus puertas al público, albergando inicialmente las colecciones de Roa y Carranza, así como otras adquisiciones.

El museo cuenta con diversas exhibiciones permanentes que muestran la riqueza del arte precolombino peruano. La Galería de oro y plata exhibe joyas utilizadas por gobernantes precolombinos, mientras que la Galería de las culturas ofrece una visión cronológica de las distintas culturas que habitaron el Perú. Otras galerías incluyen huacos eróticos, cerámicas, textiles y metales.

Además de sus exhibiciones permanentes, el Museo Larco presta sus colecciones a museos y centros culturales en todo el mundo, compartiendo así el legado cultural del Perú con audiencias internacionales. El Museo Larco es un importante centro cultural que preserva y difunde la rica historia del Perú precolombino.

Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú


El Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú (MNAAHP), situado en el distrito de Pueblo Libre, Lima, es el más antiguo del país. Inició su trayectoria en 1822 bajo el auspicio de José de San Martín, José Bernardo de Tagle, Bernardo de Monteagudo y Mariano Eduardo de Rivero y Ustariz. A pesar de carecer de un espacio permanente, su colección se fue consolidando hasta ser expuesta en el Palacio principal de la Exposición Internacional de Lima en 1872.

Tras su disolución debido al saqueo durante la Guerra del Pacífico, resurgió en 1905 como Museo de Historia Nacional, bajo la dirección de José Augusto de Izcue y con la incorporación del arqueólogo Max Uhle. En 1911, Julio C. Tello se encargó del área arqueológica, dividiendo el museo en dos: Museo de Arqueología Peruana y Museo Bolivariano, ambos inaugurados en 1924.

En 1930, los museos fueron fusionados nuevamente como Museo Nacional. A lo largo de los años, experimentó varios cambios de nombre y divisiones, hasta que en 1992 se consolidó como el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, bajo la tutela del Instituto Nacional de Cultura.

Su colección abarca más de 300,000 piezas que narran la historia peruana desde sus inicios hasta la actualidad. Destacan objetos como las Manos Cruzadas de Kotosh, la Estela Raimondi de Chavín y mantos de Paracas, así como pinturas de la Escuela cuzqueña y del periodo republicano.

El museo ofrece talleres de conservación de objetos arqueológicos, especialmente textiles y metales, así como actividades educativas para niños y adolescentes. Desde 2003, organiza el evento «El Museo abre de Noche», acercando la cultura a un público más amplio.