Pintor Marcos Zapata

Marcos Zapata, un destacado pintor peruano del siglo XVIII, dejó un legado notable en la Escuela cuzqueña. Durante su carrera entre 1742 y 1776, produjo una gran cantidad de obras religiosas, incluyendo numerosos cuadros dedicados a la vida de San Francisco de Asís y la Letanía Laurentina.

Su estilo distintivo se caracteriza por la representación dulce y convencional de figuras marianas, a menudo rodeadas de querubines. Inspirado en grabados de Christoph Thomas Scheffler, Zapata creó composiciones didácticas que buscaban explicar complejos conceptos teológicos de manera accesible.

Por encargo de los jesuitas, trabajó en conjuntos similares, con la ayuda de su discípulo Cipriano Gutiérrez. Una de sus obras más destacadas es la Virgen entronizada, pintada en 1764, que gozó de gran popularidad y fue ampliamente replicada en la región.

Aunque su influencia se extendió por áreas como el Alto Perú, Chile y el norte de Argentina, después de 1764 los encargos y referencias sobre él disminuyeron. En 1773, se sabe que estaba encarcelado por razones desconocidas, perdiéndose luego su rastro.

El arte de Zapata fue continuado por seguidores como Antonio Vilca e Ignacio Chacón. Es importante destacar que Marcos Sápaca, contemporáneo de Zapata, es una figura separada con su propia obra y firmas distintivas, como lo evidencian una serie de pinturas en Huamahuaca, Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *