Archivo de la etiqueta: Turismo Lima

Parque de las Leyendas en Lima


El complejo zoológico denominado Parque de las Leyendas «Dr. Felipe Benavides Barreda» – Sede San Miguel, es una institución emblemática situada en el distrito de San Miguel, en la metrópolis de Lima, capital de Perú. Su gestión está a cargo de la Municipalidad Metropolitana de Lima. Se destaca como el principal y más concurrido zoológico del país, ofreciendo además áreas de esparcimiento, museos, un jardín botánico, y diversas instalaciones recreativas.

Por otro lado, la segunda sede, ubicada en el distrito de Ate, es conocida como Parque de las Leyendas – Sede Huachipa, adoptando este nombre tras su transición de ser el zoológico de Huachipa a formar parte de la gestión del Parque.

El origen del Parque de las Leyendas se remonta al año 1964, cuando el destacado conservacionista limeño Felipe Benavides Barreda fundó este espacio en la zona de Pando, San Miguel, durante la gestión de Fernando Belaúnde Terry. Inicialmente denominado «Las Leyendas», su nombre evolucionó hacia «De Las Leyendas», como se conoce oficialmente en la actualidad. La construcción del parque estuvo a cargo de Ernesto Gastelumendi.

En los últimos años de la década de 1970, un zoológico ubicado en el distrito de Barranco fue clausurado, trasladando sus aproximadamente 400 animales al Parque de las Leyendas. Entre estos animales destacaba «Naylamp», una hembra de cocodrilo americano nacida en 1925, así como Mery, una elefanta asiática que llegó a Perú en 1957 con un circo y luego fue cedida al antiguo Zoológico de Barranco.

La denominación del parque se inspira en las leyendas incas y pre-incas, destacadas en los años 90 mediante ilustraciones de Sabino Springett, que adornaban los muros de entrada. Aunque estas ilustraciones fueron retiradas alrededor de 2008, los textos aún se preservan en el atractivo conocido como «Patio de Leyendas» dentro del Parque Cultural.

En cuanto a su administración, durante varios años el Parque estuvo bajo la gestión del gobierno central, pasando por diferentes entidades como PARNAZ, SERPAR y diversos ministerios, hasta que en la década del 2000 la ley N.º 28998 de 2007 transfirió la administración al ámbito de la Municipalidad Metropolitana de Lima. En el año 2023, el Patronato del Parque de las Leyendas asumió el control y la administración del Parque Ecológico Zoológico de Huachipa.

Parque de la Reserva en Lima


El Parque de la Reserva, emplazado en la urbanización Santa Beatriz, dentro del distrito de Lima, Perú, emerge como un enclave público de esplendor ajardinado. Situado estratégicamente entre dos arterias viales clave, el Paseo de la República y la avenida Arequipa, este paraje alberga el renombrado complejo de fuentes de agua, apodado el «Circuito Mágico del Agua».

La génesis de este espacio se remonta al final de la década de 1920, cuando bajo la administración del entonces presidente Augusto B. Leguía, se erigió como extensión del Parque de la Exposición. En un homenaje a las tropas reservistas que defendieron la ciudad en la Guerra del Pacífico, se le otorgó el nombre de «Reserva». Su construcción concluyó en 1929, dotando a la capital peruana de un enclave verde de relevancia histórica.

Este parque, abarcando una superficie de ocho hectáreas, ostenta una configuración irregular y una estética neoclásica. Diseñado por el arquitecto francés Claude Sahut, el recinto contaba originalmente con obras escultóricas de talentosos artistas peruanos, como la Casa Sabogal, creación del pintor José Sabogal, que destaca entre sus edificaciones notables.

La revitalización del Parque de la Reserva se materializó en octubre de 2000, tras un período de deterioro. Sin embargo, el hito más significativo llegó en 2007 con la inauguración del «Circuito Mágico del Agua», una iniciativa liderada por el entonces alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. Este complejo, compuesto por trece fuentes de agua, combina música, luz, color e imágenes, convirtiéndose en un espectáculo único.

El proyecto, ideado por Flor de María Valladolid, inicialmente enfrentó críticas por sus costos y diseño, así como por la implementación de tarifas de entrada. A pesar de ello, el «Circuito Mágico del Agua» se convirtió en un ícono de la ciudad, obteniendo el reconocimiento del Récord Guinness como el complejo de fuentes más grande del mundo en un parque público.

La pieza central de este circuito es la imponente «Fuente Mágica», que proyecta un chorro de agua a más de 80 metros de altura. Otros puntos de interés incluyen el «Túnel de la Fuente de las Sorpresas» y la «Fuente de los Niños», así como un túnel expositivo que destaca proyectos de obras públicas en Lima. Además, la «Fuente de la Fantasía» ofrece espectáculos de luces y láser sincronizados con música, brindando una experiencia sensorial única a los visitantes.

Visita las Catacumbas de Lima


Las Criptas de Lima, emplazadas en la capital peruana, constituyen uno de los camposantos más añejos y célebres de la región. Ubicadas en la Basílica y Convento de San Francisco de Lima, esta red subterránea de túneles y sepulcros, conocida por su monumentalidad, remonta su origen a tiempos coloniales.

Durante el auge del Virreinato del Perú en el siglo XVI, los españoles establecieron la práctica de enterramientos en el subsuelo de los templos. Este acto, concebido en la creencia de una mayor proximidad con lo divino, impulsó la construcción de criptas bajo las iglesias. Así, el conjunto monumental de San Francisco, erigido en 1546, englobó tres templos que, con sus claustros y patios, dieron vida al hoy reconocido Convento de San Francisco. A lo largo de su historia, estas criptas albergaron hasta 25.000 cuerpos, testigos mudos de épocas pasadas.

La técnica constructiva de las catacumbas se basó en el uso de ladrillos y calicanto, una mezcla tradicional de cal, arena y clara de huevo. En su diseño, se distinguían diversas bóvedas sepulcrales, destinadas a cofradías y familias acaudaladas, dispuestas bajo los altares laterales. Posteriormente, tras un colapso en 1656, se llevó a cabo una reestructuración liderada por el arquitecto portugués Constantino de Vasconcelos en 1672, conectando las bóvedas independientes y expandiendo el complejo subterráneo.

A lo largo de los siglos, las catacumbas de Lima han sido testigos mudos de la historia. Desde su origen colonial hasta la época republicana, estas galerías subterráneas han sido escenario de enterramientos de figuras prominentes, como virreyes, religiosos y personalidades destacadas de la sociedad limeña. Sin embargo, su uso como lugar de sepultura legal fue descontinuado en 1821, en medio de un proceso de secularización social impulsado por los movimientos independentistas.

A pesar de su cese como cementerio activo, las catacumbas han perdurado como un importante patrimonio cultural. Tras décadas de permanecer clausuradas, fueron abiertas al público en 1950, permitiendo a los visitantes adentrarse en sus misteriosos pasajes y arcos centenarios. Hoy en día, las criptas de San Francisco continúan siendo un destino turístico fascinante, atrayendo a personas ávidas por explorar su historia y misterio.

Con una extensión que rivaliza con las catacumbas de París, las de Lima se erigen como las más grandes y mejor conservadas de Sudamérica. Esta vasta red de túneles y sepulcros ofrece una ventana al pasado colonial de la ciudad, siendo un testimonio tangible de su rica historia y legado cultural. Los visitantes tienen la oportunidad de recorrer este laberinto subterráneo de lunes a domingo, sumergiéndose en un viaje en el tiempo que despierta la curiosidad y el asombro ante la grandeza de épocas pasadas.

Tours por la La Plaza Mayor de Lima


La Plaza Mayor de Lima, conocida también como plaza de Armas de Lima, constituye el epicentro histórico y fundacional de la metrópolis limeña, capital del Perú. Este emblemático espacio público, que ocupa una posición central en el corazón del casco antiguo de Lima, está rodeado por destacados edificios como el Palacio de Gobierno del Perú, la majestuosa Catedral de Lima, la venerable Iglesia del Sagrario, el imponente Palacio Arzobispal de Lima, el histórico Palacio Municipal de Lima y el exclusivo Club de la Unión. La presencia imponente de la Municipalidad y la Catedral frente a frente refleja la huella dejada por el trazado urbano hispánico.

La configuración de la plaza de Armas es atravesada por varios ejes viales importantes, entre ellos el jirón Junín, el jirón de la Unión, el jirón Huallaga y el jirón Carabaya, que le confieren un carácter dinámico y conectado con el entorno urbano.

En su historia, se remonta a la época de la fundación de Lima por parte del conquistador Francisco Pizarro en 1535, siguiendo las directrices establecidas por el rey Carlos I de España. La plaza Mayor fue el punto central alrededor del cual se trazó el plano urbano de la ciudad, con calles y manzanas dispuestas en una cuadrícula ordenada. Pizarro, junto con otros colonos, delimitó las áreas destinadas a viviendas, iglesias y edificios gubernamentales, estableciendo así los cimientos de la futura capital peruana.

A lo largo de la época virreinal, la plaza Mayor cumplió diversas funciones, sirviendo como mercado, plaza de toros y escenario de ejecuciones públicas. Además, fue testigo de eventos trascendentales, como los autos de fe realizados por la Inquisición española en América. En la época republicana, la plaza adquirió un nuevo significado como escenario de importantes acontecimientos políticos y sociales, como la proclamación de la Independencia del Perú por José de San Martín en 1821.

Con el paso del tiempo, la plaza de Armas ha experimentado transformaciones significativas, con la construcción de importantes edificaciones como el Palacio Arzobispal, el Palacio de Gobierno y el Palacio Municipal, así como la implementación de mejoras urbanas como la instalación del alumbrado público y la creación de áreas ajardinadas. Estas evoluciones han consolidado su importancia como un símbolo histórico y cultural de la ciudad de Lima.